¿Cómo medir el marketing?

“Es imposible medir el marketing, eso no existe”. Esa fue la lapidaria frase de un amigo que me llevó a escribir este post.

La peor pesadilla de un Gerente de Marketing es que lo midan: les aterra. Se sienten cuestionados. En un post reciente veíamos cómo medir las actividades de marketing.

 Y la solución no es compleja, es simple.

Para medir, la clave es que el cliente pueda identificarse. Y al identificarse, sabemos que hay una oportunidad.

Un ejemplo real

El blogging, la actividad por la cual renovamos contenido frecuentemente en el sitio web, tiene varios beneficios:

  • Genera más tráfico orgánico (SEO): llegan más visitantes.
  • El tráfico se convierte en contactos interesados en saber más del producto o hacer negocios.

Este cliente para quien renovamos sus contenidos periódicamente, ha tenido un alza e las visitas de los últimos meses.

Conectamos su sitio web a un sistema de correo automático y obtuvimos un registro de los clientes interesados en comprar sus máquinas.

Estas son las visitas del mes de diciembre del 2014

como medir el marketing 2

Y este el listado de clientes registrados durante el mes de enero:

como medir el marketing

Algunos cálculos:

  • Cuánto suman las oportunidades levantadas en el mes: USD 30.000.
  • ¿Cuál es la tasa de éxito histórica de los contactos que cotizan en la empresa? Un 20%.
  • La venta esperada de la actividad de blogging es = 20% x USD 30.000 = USD 6.000.
  • El margen promedio de los productos vendidos, un 40%. Margen = 40% x USD 6.000 = USD 2.400.

¿Cuál es el ROI (retorno sobre la inversión) de esta actividad?

Si la actividad de blogging tuvo un costo mensual de USD 1.000, entonces el cálculo es simple:

ROI = Margen de la actividad/Inversión = 2.400/1.000 = 2,4.

Es decir, por cada dólar invertido en blogging, el cliente obtiene 2,4 dólares de retorno.

Este simple criterio lo puede aplicar a las actividades de marketing tales como:

  • Ferias y eventos.
  • Programas de fidelización.
  • Newsletters.
  • Email marketing.
  • Correo directo.
  • Publicaciones en revistas, etc.

La clave, para que pueda medir, es que el cliente siempre tenga la oportunidad de registrarse y así identificarse.

A fin de cuentas, lo que no se mide, no mejora.

 

 

 

Leave a Reply