Uber lo hizo de nuevo

Lo primero que debemos hacer para resolver un problema, es entender dónde estamos.

Acabo de visitar la página web (Elevas.cl) de una compañera de curso de la universidad, a quien admiro y aprecio (si no fuera por los apuntes que generosamente me prestó la Claudia, para estudiar, jamás habría egresado…).

La consultora de recursos humanos que dirige se llama Elevas y entre otras cosas, hacen coaching. Y dentro del coaching, el primer paso es definir con claridad dónde estamos parados. Le llaman “Gestión de la realidad”. Si no tenemos claridad sobre cuál es la situación real, ¿cómo podemos avanzar?. Me pareció un nombre clarificador.

No soy sicólogo, de verdad no creo saber ni la mitad de lo que sabe uno de ellos, pero me pregunto: ¿no se llama locura a la enfermedad que te impide ver la realidad? En fin, es una reflexión.

Precisamente, a los taxistas de Sao Paulo les falta un coaching de la Claudia para comprender la situación. ¿Por qué? Porque UBER lo hizo de nuevo: hizo que miles de taxistas salieran a la calle a protestar.

La indignación los consume: una aplicación gratuita dejó el negocio al que dedicaron sus vidas, totalmente obsoleto.

Es evidente que los señores taxistas no tienen una clara noción de la realidad: la obsolescencia de los modelos de negocios es cada vez más rápida. Si alguien cree que su negocio será igual dentro de 5 o 10 años, está soñando. Y soñar, últimamente es muy caro.

La pregunta que debemos hacernos es muy simple: ¿cómo se llama el servicio o producto que dejará obsoleto todo lo que hemos hecho?

Si la respuesta es “no existe aún”, ¿por qué no comenzar a desarrollar el nuevo producto o servicio?

Si no dejamos obsoleto nuestro negocio, pronto llegará un UBER y lo dejará obsoleto.

Pero por favor, no salgas a protestar a la calle si eso sucede: ya sabías lo que sucedería con anticipación.

El crowdsourcing o la colaboración de las multitudes está quitándole poder a los intermediarios. Basta una simple aplicación móvil para quitarle en segundos el poder a los gremios (siempre respetuosos) de los taxis y colectivos.

¿Qué está pasando en hotelería? Apareció AirBnb.com para que cualquier arriende una pieza a un ejecutivo o turista y los hoteles se queden mirando como quién pierde un penal.

¿Y qué sucede con los importadores y vendedores de ropa? Bueno, AliExpress.com manda ropa desde China directo a su puerta. Desde un calcetín hasta un tractor: puedes enviar cualquier cosa desde una fábrica (o cárcel, como prefiera llamarlo) en China hasta su casa.

¿Hasta dónde llegará todo esto? Nadie lo sabe, pero ya existe el inventor que está trabajando en el próximo paso.

Fotografía: Emol.cl

 

 

 

Leave a Reply